3 de ene. de 2009

Guerra Quimica


Se define como arma química toda aquella substancia, sea gaseosa, líquida o sólida, que puede ser empleada como arma por su efecto tóxico sobre el ser humano, animales y/o plantas. Al ser tan general esta definición, se emplean los siguientes criterios para considerar esta substancia como arma química:
  • Además de ser altamente tóxico, debe ser de características que le permitan ser manipulable.
  • Debe ser capaz de ser almacenado por largos períodos de tiempo en recipientes adecuados, sin corroer el material de envoltura.
  • Debe ser resistente a la humedad atmosférica y al oxígeno, para no perder efectividad al ser dispersado.
  • Debe ser resistente al calor al ser dispersado, para poder ser empleado con munición de artillería.

Existen sustancias químicas que se emplean como armas, pero su mecanismo de acción no es por su toxicidad, como son los agentes incendiarios (napalm, fósforo blanco) que actúan por la energía calórica liberada; o también las granadas de humo, pues su fin es el encubrimiento y no el envenenamiento. En el caso de las toxinas, son las sustancias límites con las armas biológicas, pues son substancias químicas venenosas sintetizadas por seres vivos, por lo que se consideran en general como armas biológicas.


Clasificación.

Estas armas se clasifican de diversas formas, dependiendo de las características que se les quiera diferenciar. Se les puede dividir según sea su grado de permanencia en la atmósfera: volátiles y persistentes. También se emplea de forma frecuente la separación según sus efectos generales sobre el ser humano: Incapacitantes o no letales, y los Letales. Pero la forma más frecuentemente usada para separar en grupos estas substancias es según sus efectos específicos y su composición química, siendo esta clasificación la siguiente:
  • Agentes Nerviosos: actúan bloqueando la transmisión nerviosa entre una neurona y otra (Tabún, Sarín, Soman, Agentes Vx, Agentes VE, Agentes VG, Agentes VS).
  • Agentes Sanguíneos (Cianuro y órganos Clorados).
  • Agentes Vesicantes: Se denominan así pues su efecto principal en la piel es el de quemadura, causando la aparición de grandes vesículas en la piel (Gas mostaza y la Lewisita).
  • Agentes Incapacitantes.: Estas substancias provocan efectos que neutralizan al combatiente a pelear, pero en dosis habituales no deben causarle la muerte.
Descontaminación y tratamiento.

Dentro del equipamiento adecuado existen los trajes NBQ, de una y dos piezas, y que poseen capuchas, guantes, botas adecuadas y máscaras de cobertura facial completa. Todos estos elementos son con el fin de evitar el contacto de la piel y mucosas con el aire contaminado, y obviamente la inhalación de la substancia tóxica.


La descontaminación de estos agentes se basa en substancias detergentes que lavan las superficies contaminadas, y estos descontaminantes son dispersados en forma de aerosol o de ducha sobre los individuos o elementos sucios.

Los equipos de descontaminación existen en diversos tamaños y formas, según las necesidades, pues hay algunos portátiles para la descontaminación de personal o duchas móviles de seguridad, y otros de mayor tamaño que requieren de vehículos de tipo camión para su traslado y despliegue, y estos son los que se emplean para la descontaminación de tanques, vehículos portapersonal, edificios, etc.