26 sept. 2011

Soldado herido en Afganistan

Un soldado español resultó herido de bala este lunes en Afganistán después de que un grupo de insurgentes abriera fuego contra una patrulla en la que participaba, que hacía labores de reconocimiento cerca de la localidad de Ludina. Según informó el Ministerio de Defensa en un comunicado, la patrulla, formada por soldados españoles y miembros de las fuerzas de seguridad afganas, respondió al fuego hostil e hizo huir a los insurgentes. El militar español resultó herido en un hombro durante el intercambio de disparos. Pudo dirigirse por su propio pie a una célula de estabilización antes de ser evacuado a un hospital, donde evoluciona favorablemente y está fuera de peligro.

10 sept. 2011

Un artefacto explosivo improvisado (IED) ha sido activado al paso de un blindado Lince español que participaba en una misión de transporte de materiales junto con tropas del ejército afgano. El incidente ha tenido lugar hoy en las inmediaciones de la localidad de Ludina, en la provincia afgana de Badghis, y como resultado de la explosión no se han producido daños personales.


Instantes después, la columna ha sufrido un hostigamiento en el que ha resultado herido leve un soldado español por esquirla de bala. Las tropas españolas y afganas respondieron a los disparos de los insurgentes. Una vez rechazado el hostigamiento, el convoy continuó su marcha.

El militar herido, perteneciente al Regimiento de Ingenieros Nº1, ha sido trasladado al hospital “Role 2” de Herat con una herida leve en el tobillo derecho.

2 sept. 2011

La carga del Regimiento Alcantara en Dar Drius

El 23 de julio de 1921, el teniente coronel Fernando Primo de Rivera, en cumplimiento de la órdenes recibidas y al frente de su 2° escuadrón, dos secciones del 4° y una del 1° del Regimiento de Alcántara, con un total 192 jinetes, protege la retirada de Chaif hacia Dar Drius. Esta retirada fue ordenada por el general Navarro tras la caída de las posiciones españolas,con el consabido desorden y caos.

El Regimiento Alcantara cargo contra las tropas rifeñas llegando al combate cuerpo a cuerpo atravesando sus líneas y atacandoles por la retaguardia, esta accion hizo que la columna española pudiera seguir. Ese mismo dia debido a la situacion fue ordenada la retirada hacia Batel. Siendo cubierta de nuevo por el Regimiento.

Al comenzar la marcha, un convoy que trasladaba a los heridos a Melilla fue atacada, obligando a uno de los escuadrones a cargar, permitiendo al convoy llegar a su destino. Poco mas tarde, al pasar la columa llega por el cauce del Igán, caen en una emboscada de un contigente muy superioren numero. Visto esto, Primo de Rivera reagrupa el Regimiento y ordena formación en línea de a cuatro y arenga a sus hombres con: “Ha llegado para nosotros la hora del sacrificio. Que cada cual cumpla con su deber. Si no lo hacéis, vuestras madres, vuestras novias, todas las mujeres españolas dirán que somos unos cobardes. Vamos a demostrar que no lo somos”.

Puesto el Regimiento al paso, el Teniente Coronel desenvaina y a la voz ordena a sus escuadrones :¡Saquen... Sables!,  mientras golpean con sus espuelas los ijares de sus caballos para pasar “al trote” y alcanzar poco después el galope. De nuevo el Teniente Coronel Primo de Rivera ordena: ¡Para cargar! . Y acto seguido da la voz ejecutiva : ¡Carguen! ¡VIVA ESPAÑA!.  

Las cargas se fueron sucediendo una tras otra sobre las posiciones enemigas, mientras los hombres y sus monturas van cayendo. En la 8ª carga, el Regimiento Alcantara carga al paso, y algunos en mulos.

Tras la retirada de las tropas rifeñas,de los 691 hombres que formaban el regimiento la mañana del 23 de julio, 541 habian muerto en combate, 5 fueron heridos de gravedad  y 78 hechos prisioneros, total 624 bajas (un 90,30%). Solamente 67 hombres lograron llegar a la posición de El Batel.

Gracias al sacrificio de los hombres del Alcantara, la “columna Navarro” consiguió llegar a su destino y el Regimiento Alcantara con su Tcol. a la cabeza, prácticamente extinguido, escribió una de las paginas mas gloriosas del ejercito español y sobre todo del arma de caballeria.

El teniente coronel Primo de Rivera murió en Monte Arruit por las heridas ocasionadas por la artillería enemiga que en el brazo derecho y por la cual hubo de amputársele el brazo sin ser anestesiado, debido a los escasos medios con los que se contaba en la posición, muriendo poco después a causa de la gangrena. Durante el asedio se comportó brillantemente, siempre en constante combate, dirigiendo y animando a todos con su heroico ejemplo.