29 ago. 2010

El día a día de los militares españoles en Afganistán: “Hay mucho intercambio de fuego”

"Tú sales de patrulla y ellos (los insurgentes afganos) siempre te están controlando. Saben por dónde te vas a mover, porque las columnas (de blindados) son grandes y porque aprovechan las características del terreno. Saben qué camino vas a seguir y por dónde volverás después. Así que organizan una emboscada o preparan un artefacto explosivo”. Este es el testimonio de un militar español desplegado en Afganistán. Su experiencia en el avispero del Hindu Kush esclarece la naturaleza de la misión que allí desarrollan las Fuerzas Armadas, ahora que la muerte de dos guardias civiles y su intérprete ha reavivado el debate sobre la permanencia de las tropas.
¿Cuáles son las condiciones actuales de violencia? ¿Cómo es el día a día de un soldado español? Mientras la ciudadanía exige información, el rechazo al despliegue aumenta y asociaciones militares como AUME denuncian la “gravísima situación de inseguridad”, desde el frente se describe un horizonte que dista mucho de la imagen difundida por el Gobierno. “¿Cómo es el día a día? Hay mucho intercambio de fuego, aunque lo que les va a ellos (los insurgentes) son los atentados, porque no pueden enfrentarse a una columna numerosa y fuertemente armada. Ellos son más de pegar el palo y salir por pies. También está la dificultad de identificar al enemigo, porque no todos los hombres armados son insurgentes, hay contrabandistas, bandoleros, narcotraficantes… Cuando estás en la base te dedicas al mantenimiento del equipo. Además hemos movido mucho el tema de las bases avanzadas, como en Sang Atesh”, cuenta a El Confidencial.
Los efectivos españoles construyeron hace meses dos Bases Operativas Avanzadas en la provincia de Badghis, donde se encuentra el grueso del contingente, para controlar la crucial Ruta Lithium, una pista forestal de 200 kilómetros que une Qala i Naw, capital de la región, con Bala Murghab, importante ciudad con fuerte presencia talibán. Para evitar que los insurgentes instalaran controles ilegales en esta vía, los militares españoles levantaron puestos avanzados en zonas calientes, como Sang Atesh o Sabzak. Esto implica más operaciones relacionadas con la seguridad.
Una emboscada sufrida a principios de junio por las tropas españolas cuando patrullaban por la región de Sang Atesh muestra el modus operandi de los talibanes. Los militares fueron atacados desde varios frentes con fusiles y armas de mayor calibre, como granadas propulsadas por cohetes RPG. Cuando las tropas se defendieron abriendo fuego contra los puntos desde los que recibían disparos, los atacantes huyeron en motocicletas de baja cilindrada, desapareciendo en pocos minutos. Dos cabos españoles resultaron heridos en la acción.
"¿Qué si hay inseguridad? ¿Qué coño de seguridad quieres? Yo allí tuve movidas, vas levantando IED’s (Dispositivos Explosivos Improvisados) y tal, pero es que no sé dónde nos creemos que estamos. Esta gente lleva en guerra 30 años. Todo el mundo es consciente de dónde está, así que cuando hay una baja tampoco te extraña mucho. Aunque esto tampoco es Helmand, no estamos combatiendo como los norteamericanos. Para nosotros no es una guerra abierta, pero por supuesto que hay inseguridad”, explica.
La “hipocresía” de la misión
La muerte del capitán José María Galera, el alférez Leoncio Bravo y el traductor Ataollah Taefik, tiroteados este miércoles en Qala i Naw por un policía afgano durante una clase de formación, ha provocado un nuevo enfrentamiento entre Gobierno y oposición sobre el actual despliegue de 1.555 militares y 37 guardias civiles en Afganistán. Unos exigen al Ejecutivo que “diga la verdad”, “que acepte que no estamos en misión humanitaria”, y otros replican que fue el Ejecutivo de José María Aznar el que envió las tropas hace ya nueve años con el apoyo socialista y el respaldo de la ONU. Ajeno a este rifirrafe, el militar que ha hablado con este diario se declara molesto “por la hipocresía que hay con este tema”.
"Allí lo que hacemos es no dejar que los insurgentes se muevan a su antojo. Por ejemplo, no dejar que monten controles ilegales en la Ruta Lithium. En realidad, el Ejército afgano es el que va delante. Nosotros no vamos a buscar a nadie directamente, algo que también nos molesta, porque hasta que (los talibán) no nos disparan no podemos dispararles. A lo mejor nos informan de que tenemos a 20 tipos que nos están controlando desde hace horas y no podemos darles chicha por los Protocolos de Actuación. Tenemos las manos muy atadas. En una ocasión, los estadounidenses solicitaron apoyo en el valle de Murghab porque intentaban acorralar al enemigo. Nosotros estábamos dispuestos a ayudarles, pero cuando llamamos a Madrid no nos dieron permiso”, afirma.
Este militar concluye su relato con una demanda al Ejecutivo: “Hay informes de inteligencia que identifican a los insurgentes, saben quiénes son, pero no puedes ir a por ellos. No es justo. Lo que tiene que hacer el Gobierno es decir que estamos allí para lo que estamos, con todas las consecuencias. Hasta el enemigo nota esa vacilación. Se da cuenta de que no tienes autoridad".




Fuente: El Confidencial Digital

25 ago. 2010

2 Guardias Civiles muertos en Afganistan.



Dos guardias civiles han fallecido, junto a su intérprete, este miércoles tiroteados por un policía afgano en la base de la OTAN que se encuentra bajo control de las tropas españolas en la provincia de Badghis, según ha confirmado en Madrid el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.
Pérez Rubalcaba ha explicado que en el tiroteo murieron un capitán y un alférez de la Guardia Civil, así como su intérprete afgano, nacionalizado español. Los agentes forman parte del Grupo deAcción Rural de la Guardia Civil, con base en Logroño, desplazado a Afganistán para tareas de formación de la Policía.


Mi mas sincero pésame a las familias, amigos y compañeros de los 3 fallecidos.

24 ago. 2010

Cementerio Nacional de Arlington

El Cementerio Nacional de Arlington es un cementerio militar estadounidense establecido durante la Guerra Civil Americana, en los terrenos del General confederado Robert E. Lee.
Se encuentra situado en la ciudad de Arlington, frente a la ciudad de Washington D.C. en el estado de Virginia. Posee un área de unos 624 acres (2'53 km2), y en él se encuetran enterrados militares de todas las guerras norteamericanas desde la Guerra Civil hasta la actualidad.
Dicho cementerio se encuetra reservado a los militares y a aquellos que prestaron valiosos servicios militares a su país

Los terrenos en los que se encuentra el cementerio fueron adquiridos por George Washington Parke Custis (hijo adoptado de presidente George Washington) en 1802 y comenzo la contruccion de la casa. En 1883 Custis Lee vendió al Gobierno de los Estados Unidos los terrenos por 150,000 dolares, poco tiempo despues y tras quedarse sin espacio en el Cementerio Nacional de Washington D.C. se empezaron a usar los terrenos como cementerio.
El 30 de mayo de 1929 el presidente Herbert Hoover llevo a cabo el primer Memorial Day (festividad norteamericana que se encarga de recordar a los caídos en guerra) en el Cementerio Nacional de Arlington.
El Cementerio se encuentra dividido en 70 secciones con una porción reservada para futuras expansiones.


Tumba de los Desconocidos


La tumba de los Desconocidos o Tumba del Soldado Desconocido se encuentra en la cima de una colina, mirando hacia la ciudad de Washington. Está construido en marmol extraido en Colorado. Se compone de 7 piezas con un peso total de 72 toneladas métricas. Fue terminada el 9 de abril de 1932. Desde el 2 de julio de 1932 se encuentra vigilada permanentemente. El 3 Regimiento de Infantería (The Old Guard) comenzó a vigilar la tumba el 6 de abril de 1948.



Monumentos

Cerca de la Tumba de los Desconocidos se encuentra un monumento conmemorando a los 266 hombres que perdieron la vida en el USS Maine, el monumento se encuentra construido alrededor de un mastil recuperado de entre los restos del Maine.
En Arlington tambien se encuentra un monumento recordando a los fallecidos en el accidente del Challenger, fue inaugurado el 20 de mayo de 1986 y en su parte posterior se encuentra grabado el poema High Flight de John Gillespie Magee. Tambien hay un monumento similar conmemorando el accidente del Columbia.
Otro de los memoriales del cementerio esta dedicado a las victimas de los atentados terroristas del 11-S contra el Pentagono, el cual tiene forma de pentagono y las listas con los nombres de todas las victimas, y otro a los fallecidos en el vuelo Pan Am 103, en el que fallecieron 270 personas al explotar una bomba en pleno vuelo.

Monumento a los Caidos del Cuerpo de Marines


En Arlington tambien se encuentra el Monumento a los Caidos del Cuerpo de Marines, tambien denominado Iwo Jima Memorial creado en honor y memoria de los hombres del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos que han dado sus vidas a su país desde el 10 de noviembre 1775 como pone una de las inscripciones grabadas en la base.
El monumento esta hecho de bronce fundido y tiene una altura de 32 metros y el asta de la bandera 18 metros de largo. La base es de granito y aparte de la inscripcion antes citada posee una otra: "Uncommon Valor Was a Common Virtue" (Valor poco comun era una comun virtud) alrededor de la base tambien se encuentra inscrito el lugar y la fecha de cada gran participacion del Cuerpo de Marines.
Fue inaugurado oficialmente por el presidente Dwight D. Eisenhower el 10 de noviembre de 1954, en el 179 aniversario del Cuerpo.

Entierro.

En el Cementerio Nacional de Arlington se llevan a cabo unos 6,900 entierros cada año. Habiendo una media de entre 27 y 30 entierros diarios que se llevan a cabo 5 dias a la semana exceptuando los fines de semana.
Las banderas ondean a media asta desde media hora antes del funeral hasta media hora despues de que finalice.

17 ago. 2010

Evzones


Los evzones es el nombre de varias unidades historicas de élite de infanteria ligera y de montaña del ejército griego. Actualmente, son los miembros de la Guardia Presidencial griega (Proedriki Froura) una unidad ceremonial que cuida la Tumba del Soldado Desconocido, el Parlamento Helénico y la mansión presidencial. A los evzones tambien se les conoce como Tsoliades.

La unidad es conocida en el mundo entero por su uniforme tradicional. Los elementos basicos son:
  • La fustanella, una especia de falda que utilizaron los hombres en los Balcanes hasta el siglo XIX
  • El phareon escarlata con una larga borla negra
  • Medias de lana blanca
  • Kaltsodetes
  • Una correa de cartuchos y un M1 Garand
El color del uniforme en invierno es azul marino, similar al usado por estas unidades hasta 1910, mientras que el color usado en verano es el caqui usado a partir de esa fecha.
Los uniformes de los oficiales se diferencian ya que portan un sable en lugar del M1, otra de las diferencias es que la fustanella de los oficiales es mas larga.







El soldado recocido

El soldado recocido

No es un muñeco de cera, aunque los goterones que le recorren la cara hacen temer que se vaya derritiendo poco a poco hasta convertirse en un charquito. Ante ustedes tienen a uno de los euzones, el cuerpo de élite del Ejército griego que se ocupa de guardar, entre otros lugares emblemáticos, la Tumba del Soldado Desconocido. Justo ahí está nuestro hombre, un tiarrón de más de 1,86 -es la estatura mínima para ingresar en esta unidad- acostumbrado a desfilar a paso lento y golpeando con fuerza el suelo con el pie derecho, en una formidable muestra de parsimonia y marcialidad. Pero la Historia nos ha enseñado que los elementos son capaces de derrotar a la milicia mejor entrenada, y el sol que abrasa estos días Atenas, con temperaturas que han alcanzado los cuarenta grados, tiene al soldado recocido y bañado en sudor. Hecho un trapo, aunque sea un trapo almidonado y bien tieso.

Los euzones que custodian este monumento están obligados a permanecer inmóviles, impasibles ante los turistas que les hacen muecas, las palomas que les confunden con estatuas y, en fin, esa tortura de la transpiración que cosquillea por la cara, así que un oficial ha acudido a secar el rostro del soldado con un paño, como una Verónica vestida de camuflaje. Aún les quedan varios días a treinta y muchos grados, pero también es verdad que han pasado por momentos peores: en enero de este año, cuando alguien colocó una bomba casera a 20 metros de su sitio, el sargento preguntó a los hombres de guardia si querían dejar su puesto. Ellos tuvieron que romper su estatismo para negar levemente con la cabeza, fríos como soldados de plomo, y se quedaron allí mientras el artefacto, que resultó ser muy poco potente, estallaba.

Fuente: El Comercio